¿ Quiénes Somos ?


Somos un equipo técnico liderado por un Ingeniero Técnico Agrícola con formación en Ciencias Agrícolas y con la necesaria acreditación, por la Junta de Andalucía, como Asesor ROPO en Gestión Integrada de Plagas.

Poseemos una dilatada experiencia en la solución de problemas en Sanidad y Nutrición Vegetal, muy en especial en Olivar y cultivos del área mediterránea y subtropical. Tenemos un conocimiento profundo de la investigación científica biológica y de la gestión empresarial de fincas agrícolas y agroindustriales.

Con base en la ciudad de Granada, abarcamos la mayor parte de Andalucía, zona puntera en olivar, aunque también en otros cultivos, como almendros, cereales (inclusive maíz), frutales (incluyendo cerezos, perales, etc.), espárragos, forrajeras como la alfalfa, subtropicales (mango, aguacate, chirimoya), y una amplia variedad de otros cultivos.

¿ Cómo Trabajamos ?


Trabajamos junto con los agricultores para conseguir una actividad agrícola productiva y rentable. Gran parte de nuestra actividad consiste en proporcionar fitosanitarios y fertilizantes junto con el asesoramiento técnico necesario para conseguir un “Uso sostenible de los productos fitosanitarios”, dentro de un marco de Gestión Integrada de Plagas (GIP). De esta manera, se garantiza la aplicación respetuosa con el medio ambiente, con las personas que son protagonistas del mundo rural y con las necesidades de rentabilidad de cada finca.

El enfoque


Toda la actividad agrícola puede enfocarse desde el punto de vista de la sostenibilidad, entendida como la forma de optimizar y compatibilizar todos los beneficios y necesidades involucrados. De esta manera, optimizamos las legítimas necesidades de rentabilidad del agricultor -no solo a corto sino también a medio plazo-, los beneficios ambientales del mantenimiento de la actividad agrícola, la producción de alimentos sanos, nutritivos y disponibles para todos, y las necesidades de actividad económica y de calidad de vida en el ámbito rural. Todas ellas son exigencias de los mercados y del consumidor actual.

Las buenas prácticas agrícolas tienen aquí todo su desarrollo, incluyendo la condicionalidad de las ayudas, o la implantación de sistemas de trazabilidad, donde se conoce en cada momento los antecedentes y procedencia del alimento en cuestión.

SUBIR